Kate Winslet, conocida por su icónico papel de Rose en la película Titanic, reveló que la famosa escena del beso con Leonardo DiCaprio no fue tan romántica como parecía en pantalla.

En una reciente entrevista con Vanity Fair, la actriz compartió los detalles que marcaron la grabación de una de las escenas más emblemáticas del cine.

“Qué pesadilla fue grabar esto”, confesó Winslet al ver la escena del atardecer en la proa del Titanic, donde Rose y Jack se besan apasionadamente.

Kate Winslet asegura que besar a Leonardo DiCaprio en “Titanic” fue una “pesadilla”


Según la actriz, el rodaje fue complicado debido a la insistencia del director James Cameron en capturar una luz específica, lo que significó repetir la toma al menos cuatro veces.

“Dios mío, es todo un romántico, ¿no? No es de extrañar que todas las jóvenes del mundo quisieran ser besadas por Leonardo DiCaprio. No fue tan bueno como parece”, comentó entre risas.

Winslet recordó que la escena se filmó en una sección inaccesible del set, lo que complicaba los retoques de maquillaje. “Nos besábamos y yo tenía mucho maquillaje, tenía que repasarlo entre tomas porque terminaba luciendo como si hubiera estado chupando una barra de chocolate con caramelo”.

Además, Leonardo DiCaprio llevaba bronceador falso, lo que añadió más retoques. La actriz confesó que escondía el maquillaje en su vestido para poder retocarse a sí misma y a su compañero entre tomas.

La escena, aunque mágica en pantalla, fue un verdadero reto para los actores. Winslet admitió que el corsé que llevaba le dificultaba respirar y que sus rodillas golpeaban constantemente la barandilla, causando molestias.

A pesar de estos inconvenientes, la actriz recuerda esos momentos con humor y cariño, destacando las risas que compartieron con DiCaprio durante el rodaje.

A pesar de las dificultades, Kate Winslet se siente orgullosa de Titanic. “Otras generaciones enteras de personas están descubriéndola o viéndola por primera vez y hay algo extraordinario en eso”, expresó la actriz.

Sin embargo, también admitió que la fama repentina tuvo un impacto en su salud mental, enfrentando críticas por su apariencia y la presión mediática.

La actriz, que continúa siendo una figura destacada en Hollywood, se encuentra actualmente promocionando su último trabajo en la serie The Regime, que se estrenará el próximo 4 de marzo.