En los últimos años, se ha observado un preocupante aumento en la incidencia del cáncer de pene a nivel mundial. Si bien sigue siendo un tipo de cáncer poco común, las proyecciones indican que esta tendencia podría continuar al alza, con un incremento estimado del 70% para el año 2050.

¿Cuáles son las causas de este aumento?

Las causas del cáncer de pene no son completamente claras, pero diversos factores parecen estar relacionados:

  • Virus del papiloma humano (VPH): La infección por algunos tipos de VPH, especialmente los 16 y 18, se considera el principal factor de riesgo. El VPH se transmite sexualmente y puede provocar verrugas genitales y, en algunos casos, cáncer de pene.
Aumento del #cáncer de pene: ¿a qué se debe y cómo prevenirlo?


  • Falta de circuncisión: La circuncisión en la infancia reduce significativamente el riesgo de cáncer de pene. Se cree que esto se debe a que elimina el prepucio, donde suele acumularse el smegma, una sustancia que favorece la proliferación del VPH.
  • Hábitos higiénicos: La mala higiene genital también aumenta el riesgo de cáncer de pene. Es importante mantener la zona genital limpia y seca para prevenir la acumulación de bacterias y virus.
  • Tabaquismo: Fumar daña las células del cuerpo y debilita el sistema inmunológico, lo que aumenta el riesgo de desarrollar diversos tipos de cáncer, incluido el cáncer de pene.
  • Dieta: Algunos estudios sugieren que una dieta rica en frutas y verduras puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de pene, mientras que una dieta alta en carnes rojas y procesadas podría aumentarlo.

¿Qué se puede hacer para prevenir el cáncer de pene?

La prevención del cáncer de pene es crucial para reducir la incidencia de esta enfermedad. Las medidas más importantes son:

  • Vacunación contra el VPH: La vacunación contra el VPH en la infancia tanto para niños como para niñas es fundamental para prevenir la infección por los tipos de VPH que causan cáncer de pene y otros tipos de cáncer.
  • Circuncisión: La circuncisión en la infancia también reduce significativamente el riesgo de cáncer de pene.
  • Buena higiene genital: Es importante mantener la zona genital limpia y seca para prevenir la acumulación de bacterias y virus.
  • No fumar: Evitar el consumo de tabaco es fundamental para reducir el riesgo de cáncer de pene y otros tipos de cáncer.
  • Dieta saludable: Una dieta rica en frutas y verduras y baja en carnes rojas y procesadas puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de pene.

Autoexamen y detección temprana:

Además de las medidas preventivas mencionadas, es importante realizar autoexámenes regulares del pene para detectar cualquier anomalía como cambios en la piel, verrugas, masas o ulceraciones. Si se detecta alguna anomalía, es importante consultar a un médico de inmediato para un diagnóstico y tratamiento oportunos.

La detección temprana del cáncer de pene es crucial para aumentar las posibilidades de éxito del tratamiento. Cuando se detecta en sus primeras etapas, el cáncer de pene tiene un pronóstico muy favorable.

En conclusión, el aumento del cáncer de pene es una preocupación que debe abordarse mediante medidas preventivas y un diagnóstico temprano. La vacunación contra el VPH, la circuncisión, la buena higiene genital, no fumar, una dieta saludable y el autoexamen regular son claves para prevenir esta enfermedad.