Entendemos que la situación actual puede dificultar el acceso a la perrarina comercial. Sin embargo, ¡no te preocupes! La salud y el bienestar de tu peludo compañero no dependen únicamente de un alimento específico. Existen alternativas nutritivas y económicas para alimentar a tu perro de forma adecuada.

1. Opciones caseras:

  • Arroz con pollo o carne: Una combinación clásica y nutritiva. Cocina el arroz por separado y mézclalo con pollo o carne desmenuzada (sin condimentos). Puedes agregar verduras como zanahoria o brócoli para mayor aporte vitamínico.
  • Sopas caseras: Aprovecha las sobras de verduras y carnes para preparar una sopa nutritiva para tu perro. Asegúrate de retirar los huesos y condimentos antes de servir.
  • Huevo: Una excelente fuente de proteínas. Puedes ofrecerle a tu perro huevo cocido o revuelto, dos o tres veces por semana.
  • Vísceras: Las vísceras como hígado, riñones y corazón son ricas en nutrientes y suelen ser más económicas que la carne. Ofrécelas cocidas y con moderación.
  • Frutas y verduras: Muchas frutas y verduras son seguras y beneficiosas para los perros. Ofrécelas en trozos pequeños o como puré, sin cáscara ni semillas. Manzana, pera, plátano, zanahoria, brócoli y espinacas son algunas opciones.
Perro Alimentándose con Arroz
Perro Alimentándose con Arroz


2. Recomendaciones generales:

  • Consulta con tu veterinario antes de realizar cambios drásticos en la dieta de tu perro.
  • Ajusta la cantidad de alimento según la edad, raza, nivel de actividad y estado de salud de tu perro.
  • Divide la comida en dos o tres raciones diarias.
  • Mantén agua fresca y limpia a disposición de tu perro en todo momento.
  • Observa las heces de tu perro para detectar cualquier cambio que pueda indicar un problema digestivo.

3. Recetas y recursos adicionales:

En internet encontrarás una gran variedad de recetas caseras para perros, adaptadas a diferentes necesidades y presupuestos. Algunos sitios web útiles son:


Alimentar a tu perro sin perrarina es posible y puede ser una experiencia enriquecedora para ambos. Con un poco de creatividad y planificación, puedes ofrecerle a tu peludo compañero una dieta nutritiva, deliciosa y económica. ¡Manos a la obra y a cocinar para tu mejor amigo!