Mientras la situación en el frente sigue agudizándose para Kiev, los soldados ucranianos buscan nuevas fuentes para reponer sus energías y fuerzas, lo que ha llevado a muchos de ellos a una adicción a las bebidas energéticasinformó este sábado The New York Times.

"Por la mañana, cuando me despierto, bebo una bebida energética. Cuando salgo de patrulla, bebo una bebida energética. Antes de un ataque, bebo una bebida energética", relató un militar ucraniano. En situaciones desafiantes, cuando es necesario atravesar varios kilómetros llevando 40 kilos de equipo sin comer ni beber durante tres días, esta es la única forma recuperar algo de energía para el "empujón final", aseveró.

Además, varios soldados comentaron al diario que preferían llevar bebidas energéticas a la batalla antes que pan. Otros dijeron que dichas bebidas se han convertido en moneda de cambio en la línea del frente. "Las bebidas energéticas en el Ejército no son solo una bebida, sino el regalo más popular", afirmó uno de los uniformados.

NYT revela que soldados ucranianos tienen adicción a las #bebidas energéticas


¿Qué impacto tiene en la salud?

Sin embargo, el medio señala que las bebidas con un alto contenido de cafeína pueden provocar ciertos efectos negativos en la salud, incluyendo manos temblorosas, presión arterial elevada y problemas estomacales. NYT cita un estudio sobre el uso de bebidas energéticas en el Ejército estadounidense, que concluyó que el consumo de este producto estaba "significativamente relacionado" con la depresión, ansiedad, comportamientos agresivos y fatiga.

Otro militar ucraniano contó que uno de sus compañeros que padecía una enfermedad cardíaca falleció durante el invierno pasado. Sus colegas afirman que él solía tomar diariamente 10 latas de bebidas energéticas, y que un día fue encontrado sin vida en el retrete, con una bebida de ese tipo en la mano.

"Punto brillante de la economía ucraniana"

No obstante, según el diario estadounidense, el aumento de las ventas de bebidas energéticas "se ha convertido en uno de los pocos puntos brillantes de la economía ucraniana". Desde el comienzo de la operación militar especial de Rusia en Ucrania, la venta de bebidas energéticas en el país eslavo ha aumentado casi en un 50 %.

Teniendo en cuenta la gran demanda de una dosis rápida de cafeína que no requiriere de agua hirviendo, la planta embotelladora ucraniana Morshynska, que antes se centraba en agua embotellada, lanzó en 2022 su propia marca de bebidas energéticas Volia. La filial ucraniana de la empresa danesa Carlsberg también empezó a producir productos similares.