Se pueden usar muchos adjetivos para describir la victoria de Claudia Sheinbaum en las elecciones presidenciales de México este domingo: aplastante, contundente, enorme.

Y por supuesto que histórica, porque es la primera mujer que presidirá el Estado mexicano.

En un país con tasas alarmantes de feminicidios, donde la cultura machista sigue marcando una parte de las relaciones sociales, la victoria de Sheinbaum, más allá de sus posiciones sobre el feminismo, es un punto de inflexión en la lucha por la representación femenina en la política.

Pero la victoria de Sheinbaum es histórica, también, por la magnitud con que se dio.

A juzgar por los resultados preliminares, la coalición oficialista parece haber ganado en tres escenarios clave de la política además de la presidencia.


Primero: la Ciudad de México, la cual ya era gobernada por ellos —por Sheinbaum—, y ahora será liderada por Clara Brugada, una audaz líder social.

Segundo: las gobernaciones, pues todo indica que el partido oficialista, Morena, retuvo el poder en cinco de las nueve gobernaciones que estaban en juego y con eso mantiene entre 23 y 25 de las 32 en todo el país.

Y tercero y quizá más importante: el Congreso, porque el movimiento liderado por Andrés Manuel López Obrador es hace al menos seis años la fuerza política más importante de México, pero hasta ahora no había tenido mayorías calificadas en el Congreso. Eso, al parecer, acaba de cambiar.

Entonces: en este país presidencialista y de tradición centralista a pesar de su federalismo, todo presidente, por muy débil que sea, es poderoso.

Claudia será superpoderosa. Y en los tres números que siguen se puede resumir ese poder.


1. Más de 30 millones de votos

La primera presidenta de la historia de México ha sido, asimismo, la candidata que más votos ha logrado en la historia democrática de México.

Si se confirma la tendencia de los datos anunciados por el Institucional Nacional de Electoral, Sheinbaum pudo haber recibido hasta 35 millones de votos.

AMLO, en 2018, obtuvo poco más de 30 millones y había sido el más votado de la historia.

Se podría argumentar que el crecimiento demográfico de la población hace que cada seis años en México el candidato vencedor sea el más votado de la historia.

Pero una victoria por la diferencia con que ganó Sheinbaum es inusual no solo en México, sino en cualquier país.


Claudia Sheinbaum


2. Más de 30% de diferencia

Y eso nos lleva a contemplar la diferencia con la segunda en la contienda, la exsenadora Xóchitl Gálvez.

AMLO ganó en 2018 por un margen de 31 puntos porcentuales. Sheinbaum, según los resultados premilitares, parece haber ganado por más de 32%.

Una partidaria Claudia Sheinbaum y Andrés Manuel López Obrador con una fotografía de los dos en el ZócaloFUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Pie de foto,Una partidaria Claudia Sheinbaum y Andrés Manuel López Obrador con una fotografía de los dos en el Zócalo.

Eso muestra, por un lado, que la exalcaldesa supo conectar con la población, dar la idea de que es una política responsable y confiable y, sobre todo, que puede seguir las políticas de su antecesor.


Porque la diferencia con Gálvez también se explica por la popularidad del mandatario saliente.

Casi todos los presidentes que tuvieron que gobernar sus países durante la pandemia fueron vencidos en sus intentos de reelección o continuidad. AMLO, en cambio, sale de la presidencia con más de 60% de popularidad, gracias a su carisma, los programas de aumento de los ingresos a los más pobres y la estabilidad de la economía.

Y una tercera variable que explica la comodidad de la victoria de Sheinbaum es el fracaso de la oposición, que llegó a las elecciones dividida, tratando de oradar la alta popularidad de AMLO y con una candidata carismática pero sin mensaje ni propuestas claras.

Los 4 pilares que explican la alta popularidad de AMLO tras 6 años gobernando México (y cómo lo ven sus críticos)


3. Los dos tercios del Congreso

Los resultados anunciados el domingo muestran que el oficialismo quedó muy cerca de lograr las mayorías calificadas de la Cámara de Diputados y del Senado.

La coalición obtuvo al menos 334 curules en Diputados y entre 76 y 88 en Senado. Para las mayorías calificadas necesitan 334 en el primero y 85 en el segundo. Y por supuesto, muchos se querrán adherir al partido todo poderoso.

Tener dos tercios del Congreso de la Unión es algo que ningún partido había logrado desde los años 80, cuando el Partido Revolucionario Institucional dominaba, para muchos autoritariamente, la política mexicana.


El movimiento inaugurado por AMLO propone una transformación del país tan relevante como la independencia, las reformas liberales del siglo XIX y la Revolución Mexicana. Por eso se hacen llamar la Cuarta Transformación: la 4T.

Pero, para transformar un país, hay que modificar la Constitución. Muchas de las reformas que AMLO propuso se truncaron en el Congreso y en los juzgados. Reformas judiciales, pensional y energética quedaron en papel.

Ahora, al parecer, Sheinbaum sí va a poder. La coalición de Morena quiere, también, que los jueces de la República se elijan por voto popular y modificar las leyes electorales. Al menos eso buscaba AMLO.

"Esta es una victoria enorme para la izquierda mexicana", dice Carlos Pérez Ricart, politólogo del Centro Público de Investigación y Educación Superior (CIDE).

"Ahora podrá mostrar que pueden gobernar y ejecutar, aunque es también un riesgo tanto poder para un partido hegemónico, porque puedes transformar mucho, pero también tienes que saberlo administrar".

La última vez que un partido tuvo tanto poder en México, que fue el caso del PRI, la historia no terminó bien, sino en aquello que algunos llamaron la "dictadura perfecta".

La Claudia Sheinbaum superpoderosa tendrá herramientas para luchar contra la pobreza, la violencia y la corrupción. Pero también será una prueba para la democracia mexicana.

Daniel Pardo

BBC