El chileno Mario Kreutzberger, mejor conocido como Don Francisco, fue el creador del popular programa de entretenimiento de los años sesentas, Sábado Gigante, y ha dejado atrás el más grande secreto del show, la identidad del personaje “el chacal de la trompeta”.

El polifacético programa incluía segmentos de entrevistas, concursos y presentaciones de artistas famosos y celebridades para promocionar su trabajo, además de darle oportunidad a artistas emergentes de desplegar sus talentos.

 

De esto último, nace el personaje de “el chacal de la trompeta” que, con una simbólica canción, aparecía enmascarado y con una larga gabardina a juzgar severamente a algunos concursantes valientes que cantaban. Si no le gustaba la interpretación, sacaba una trompeta e interrumpía con fuertes sonidos, de allí el nombre del personaje.

Don Francisco finalmente confesó en su cuenta de Instagram que al principio le llamaban Bulnes, y vestía una máscara y una capucha. Luego, cuando el programa llegó a Estados Unidos le agregaron el vestuario con el que fue reconocido y como sello característico, la trompeta.

Durante un tiempo, el músico Leonardo Núñez Guerrero fue uno de los que portó el traje, pasando por otros que hicieron su interpretación por un corto periodo. “Tuvimos muchos chacales diferentes. A uno de ellos le dio Alzheimer, en medio de sus actuaciones, y tuvimos que cambiarlo por otro”, relató Don Francisco en dicho audiovisual. “Hubo un chacal que estuvo muchos años con nosotros, que era un chileno que venía especialmente a nuestros programas”, compartió Don Julio.

El último en representar a este icónico personaje fue Julián Gil, quien se encargó de darle vida hasta el final del programa. “Al final, Julián Gil en el último programa se sacó la máscara y reveló su identidad”, concluyó Don Francisco. (Espectáculos).