El presidente ruso, Vladímir Putin, ha ordenado a las Fuerzas Armadas realizar “en breve” maniobras con armas nucleares tácticas debido a las “amenazas” de Occidente, según informó este lunes el Ministerio de Defensa de Rusia.

Putin



Durante los ejercicios se llevarán a cabo una serie de actividades (…) para la preparación y el uso de armas nucleares no estratégicas”, señala el comunicado castrense.

Estas maniobras con misiles, en las que participará tanto la aviación como la Armada, serán efectuadas por las fuerzas del Distrito Militar Sur, que limita con Ucrania.

Además, añade la nota, los ejercicios buscan “mejorar el nivel de preparación de las fuerzas nucleares no estratégicas a la hora de realizar misiones de combate”.

Rusia cita a los embajadores británico y francés

El Ejército ruso se propone “garantizar de manera incondicional la integridad territorial y la soberanía del Estado ruso en respuesta a las declaraciones provocadoras y las amenazas vertidas por ciertos dirigentes occidentales contra la Federación Rusa”.

Al respecto, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró este lunes en su rueda de prensa telefónica diaria, que los ejercicios son una respuesta a las afirmaciones del presidente francés, Emmanuel Macron, y de otros altos funcionarios británicos.

Peskov aludió específicamente a las declaraciones de Macron sobre la posibilidad de enviar tropas a Ucrania y las del jefe de la diplomacia del Reino Unido, David Cameron, acerca de que las tropas ucranianas tienen derecho a emplear armas británicas para atacar el territorio de Rusia.

Rusia ha calificado de peligrosa la “escalada verbal” de París y Londres sobre el conflicto en Ucrania y ha advertido de que ésta puede suponer una amenaza para toda la arquitectura de la seguridad europea.

Los embajadores de Francia, Pierre Levy, y del Reino Unido, Nigel Casey, han sido convocados este lunes al Ministerio de Exteriores de Rusia, tras las últimas declaraciones de Macron y Cameron.

Maniobras en vísperas de una nueva investidura de Putin

Ya en febrero pasado, en respuesta a supuestos planes de la OTAN de desplegar tropas en Ucrania, Putin destacó que las fuerzas estratégicas nucleares rusas se encuentran “en plena disposición de combate”.

Rusia revocó el pasado año la ratificación del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT), aunque mantiene en vigor la moratoria mientras EE.UU. no realice pruebas de ese tipo.

Varios altos funcionarios rusos han sugerido el posible uso de armas nucleares tácticas en territorio ucraniano, al tiempo que se han opuesto al posible emplazamiento de dicho tipo de armamento por parte de EE.UU. en el Reino Unido.

Además, Putin aprobó en su momento el despliegue de armas nucleares tácticas en Bielorrusia, país desde cuyo territorio las tropas rusas entraron en Ucrania en los primeros días de la actual guerra.

Estas maniobras tendían lugar en vísperas de la investidura para un quinto mandato en el Kremlin de Putin, quien ha incrementado en la última década el gasto en la modernización de la triada nuclear rusa -misiles intercontinentales, submarinos atómicos y aviación estratégica- para mantener la paridad con EE.UU.