Donald Trump pronto podría convertirse en el primer presidente de Estados Unidos condenado por un delito, y el juez de su caso penal en Nueva York podría potencialmente sentenciarlo a prisión, una situación sin precedentes e improbable que impondría importantes complicaciones logísticas y una crisis política “efecto dominó”, dicen expertos.

El jurado de 12 personas en el caso del dinero por silencio de Trump en Manhattan comenzó las deliberaciones este miércoles para determinar si absuelve o condena al expresidente por 34 delitos graves de falsificación de registros comerciales, en lo que los fiscales dicen que era un plan para mejorar sus posibilidades de ganar las elecciones de 2016 al comprar con dinero el silencio de una estrella de cine para adultos que afirma haber tenido una aventura con Trump.



Si el jurado condena a Trump, el juez del tribunal penal de Manhattan, Juan Merchán, impondrá su sentencia, que va desde una multa de hasta 5,000 dólares hasta cuatro años de prisión por cada uno de los 34 cargos de delitos graves, probablemente en cuestión de semanas, aunque es casi seguro que Trump apelará una condena, lo que podría prolongar el caso durante meses.

Dada su condición como infractor por primera vez y la naturaleza de los cargos, expertos legales generalmente dicen que es poco probable que lo encarcelen, aunque las repetidas violaciones por parte de Trump de una orden de silencio que le prohíbe menospreciar a varias partes involucradas en el caso, y las consecuencias de su supuesta acciones—podría llevar a Merchan a imponer un castigo más severo.

Si el jurado está de acuerdo con los fiscales en que la conducta de Trump puede haber alterado los resultados de las elecciones de 2016 “es justo decir que debería tratarse de manera diferente en términos de castigo” que en un “caso común y corriente de fraude financiero”, lo que normalmente no implicaría pena de prisión para un delincuente por primera vez, dijo a Forbes el exfiscal de Manhattan y abogado defensor penal Jeremy Saland.

En Nueva York, las sentencias por delitos graves de Clase E para delincuentes que no han sido condenados por un delito grave en los últimos 10 años se reparten simultáneamente en tercios, como de uno a tres años, lo que significa que Trump sería elegible para la libertad condicional después de un año, comentó Saland.

Si Trump fuera sentenciado a un año o menos, cumpliría su sentencia en una cárcel de la ciudad, como Rikers Island, y probablemente sería elegible para libertad condicional después de cumplir dos tercios de la sentencia, según Saland, y si es sentenciado a más de un año, el Departamento Correccional y Supervisión Comunitaria del estado determinará a cuál de sus 44 instalaciones será enviado.

Trump podría postularse para presidente si es declarado culpable

Técnicamente, Trump aún podría postularse para presidente si es declarado culpable (o encarcelado), ya que la Constitución de EU solo exige que los candidatos presidenciales tengan al menos 35 años y sean ciudadanos natos que hayan vivido en el país durante al menos 14 años.

En caso de que Trump no pudiera cumplir con sus deberes constitucionales debido a su encarcelamiento, la mayoría de su gabinete y el vicepresidente podrían destituirlo de su cargo y transferir su autoridad al vicepresidente, señaló anteriormente The New York Times.

Trump también podría perdonarse a sí mismo de cualquier pena de prisión si es elegido, pendiente de la aprobación de la Corte Suprema, o el presidente Joe Biden podría perdonarlo antes de dejar el cargo, si pierde las elecciones en noviembre.

El Servicio Secreto se prepara para la improbable posibilidad de que Trump sea encarcelado desde antes de que comenzara el juicio, de acuerdo con el diario estadounidense, que citó fuentes familiarizadas con los preparativos. Según se informa, agentes de la agencia federal estarían estacionados en las instalaciones las 24 horas del día para proteger a Trump, quien probablemente estaría retenido en un área cerrada a otros reclusos.

Donald Trump también podría ser sentenciado a servicio comunitario o libertad condicional, lo que podría introducir importantes complicaciones logísticas dado su calendario de viajes y el probable requisito de presentarse rutinariamente en una oficina de libertad condicional o recibir visitas aleatorias de un oficial de libertad condicional, declaró el abogado.

Saland dijo que si bien cree que el expresidente merece pena de prisión si el jurado determina que “potencialmente alteró las elecciones y la presidencia”, las consecuencias políticas serían demasiado graves para merecer una sentencia de prisión.

“Solo porque puedas, no significa que debas hacerlo. Ponerlo en prisión tendrá consecuencias y un efecto dominó que ninguno de nosotros puede comprender ni comprender”, añadió.

El jurado comenzó a deliberar este miércoles después de una sesión judicial de 11 horas el martes en la que los fiscales y los abogados de Trump presentaron sus argumentos finales, lo que marcó la culminación del juicio de seis semanas.

Los fiscales acusaron a Trump en marzo de 2023 de etiquetar fraudulentamente registros comerciales como gastos legales, alegando que los pagos en realidad se realizaron para reembolsar a su exabogado, Michael Cohen, los 130,000 dólares que Cohen dijo que le pagó a la estrella de cine para adultos Stormy Daniels a cambio de su silencio sobre la aventura de 2006 que afirmó haber tenido con Trump.

La falsificación de registros comerciales es un delito menor en Nueva York, pero los fiscales acusaron a Trump de delitos graves al afirmar que cometió los delitos con la intención de cometer u ocultar otro delito, como conspirar ilegalmente para influir en las elecciones de 2016.

Trump se declaró inocente de los cargos, negó las acusaciones de romance con Daniels y acusó repetidamente a los fiscales y a Merchan, sin pruebas, de trabajar en nombre de Biden para perjudicar sus posibilidades de ganar en noviembre.

Sara Dorn