Alejandra Rodríguez, una reina de belleza argentina de 60 años, hizo historia al convertirse en la primera sexagenaria en ganar un concurso de franquicia Miss Universo, lo que marcó un cambio en la percepción de la belleza en la sociedad.

A pesar de no ganar el título de Miss Argentina, la participación de Rodríguez en el certamen significa un cambio en el concepto de belleza, ya que la organización Miss Universo recientemente eliminó las restricciones de edad y permitió competir a mujeres casadas, divorciadas y embarazadas.

La ganadora del certamen Miss Argentina, Magali Benejam, que tiene 29 años, no habría sido elegible para competir según las reglas de edad anteriores, lo que destaca la evolución de los estándares de belleza e inclusión en el mundo del certamen.

La carrera de una reina de belleza argentina de 60 años por Miss Universo puede haber llegado a su fin, pero ella dice que su notable viaje es el “primer paso de un cambio” en las percepciones de la sociedad.

Alejandra Rodríguez


Alejandra Rodríguez fue noticia en todo el mundo en abril cuando fue coronada Miss Buenos Aires, convirtiéndose en la primera sexagenaria en ganar un concurso organizado por la franquicia Miss Universo.

Si bien no pudo repetir ese triunfo el sábado para convertirse en Miss Argentina y ganarse el derecho a representar a su país en el certamen de Miss Universo, sí ganó la categoría de “mejor cara” y celebró su avance como el comienzo de un cambio en la forma en que Se percibe la belleza.

“Este es el primer paso de un cambio que se avecina”, dijo a CNN en Español Rodríguez, abogado y periodista de profesión, después del concurso.

“Espero que esto (mi participación) marque un antes y un después. Creo que la belleza exterior siempre es el foco principal, no creo que esté mal seleccionar una mujer hermosa, pero tal vez el concepto de belleza necesita expandirse”, dijo.

La participación de Rodríguez sólo fue posible después de que la organización Miss Universo cambiara sus reglas relacionadas con la edad.

Hasta 2023, los concursantes debían tener entre 18 y 28 años al 1 de enero del año en el que competían. A partir de 2024, no hay límite de edad superior.

“Fue un cambio que es positivo, creo que es poco a poco, como todos los cambios”, dijo y agregó que agradecía tener “la oportunidad de ser la primera”.

Poner fin al límite de edad fue solo uno de una serie de cambios en las reglas que el certamen introdujo en 2023 en un esfuerzo por modernizarse.

Por primera vez en sus más de 70 años de historia, la franquicia también dio luz verde a la participación de mujeres casadas o divorciadas, que hayan dado a luz o estén embarazadas.

“También participó una señora de 40 años, otra que tiene 37. Es como si los límites ya se estuvieran ampliando”, dijo Rodríguez. “Hubo mujeres que son madres, cosas que antes eran impensables en Miss Universo”.

Rodríguez dijo que aunque no alcanzó el honor de representar a su país, los estereotipos relacionados con la belleza, la edad, la forma y el peso estaban cambiando lentamente.

La ganadora del sábado fue Magalí Benejam, quien a sus 29 años habría sido considerada demasiado mayor para competir según las reglas anteriores.