Ante un contexto internacional sumamente volátil, el Reino Unido instó a sus ciudadanos a prepararse para cualquier situación de emergencia que pueda surgir: desde una pandemia hasta un ataque nuclear.

Según consigna Daily Mail, el viceprimer ministro Oliver Dowden recomendó a los británicos armar un kit de supervivencia para hacer frente a posibles emergencias.  Linternas, agua embotellada, alimentos no perecederos, artículos para bebés y un botiquín de primeros auxilios son sólo algunos de los ítems que debería contener dicho paquete.

Reino Unido


El inesperado pedido llega días después que el primer ministro Rishi Sunak dijera que Gran Bretaña tenía "algunos de sus años más peligrosos por delante", describiendo la amenaza de los estados autoritarios, la inmigración global y la IA.

Tras el anuncio, las cadenas comerciales pidieron a las familias que no repitan contra las “compras de pánico” que se vieron en las primeras semanas de la pandemia de covid,  y que vaciaron las estanterías. Por ello, alentaron a los ciudadanos a armar su kit con tiempo y calma.

Andrew Opie, Director de Alimentación y Sostenibilidad, dijo al citado medio que “Si bien es sensato tener algo de comida adicional en casa, la mayoría de los hogares encontrarán que ya tienen suficientes productos no perecederos en el armario". 

Desde el gobierno se entiende que los preparativos domésticos en cada hogar ayudarán a aliviar la presión sobre los servicios de emergencia cuando se enfrenten a una crisis.

El riesgo más común para las personas, según el registro de riesgos del gobierno,  son las inundaciones, que provocan cortes de energía y agua.

Otras amenazas para las que la gente debería prepararse incluyen una pandemia, un ciberataque, una interrupción de los sistemas espaciales que afecte las señales de GPS o, en casos extremos, un ataque nuclear.

Fuentes gubernamentales subrayan que el plan no está diseñado para crear una “nación de supervivientes” al estilo de las películas de zombies, y tal como lo plantean algunos proyectos estadounidense. La idea —insisten— no es generar alarma, sino buscar que la gente se prepare con sentido común.

De hecho,  Dowden se inspiró en iniciativas similares  existentes en países como Finlandia, que aplica un "concepto de 72 horas" para hacer frente a situaciones en las que "los servicios de la sociedad se ven obstaculizados o incluso interrumpidos".

En su plan de contingencia, Finlandia alienta a su ciudadanos a acumular alimentos y agua y a estar preparados para "refugiarse en el interior", tapando los huecos de las ventanas con cinta adhesiva y "esperando tranquilamente instrucciones" por radio.

El anuncio de Dowden produjoun “aumento sostenido” en las ventas de tiendas que ofrecen artículos de supervivencia, como raciones no perecederas, tabletas purificadoras de agua, sobres de dormir aptos para frío extremo e intemperie, armas, equipamiento  de comunicaciones y máscaras antigás.

“Las ventas han aumentado de forma continua, y viene todo tipo de gente”, dijo el propietario de uno de esos comercios.